in

Restaurada una corona de Nuestra Señora de la Esperanza

Una corona de camarín del ajuar de Nuestra Señora de la Esperanza, ha sido restaurada en los últimos meses por el maestro artesano, Ramón León Losquiño, en su taller de orfebrería.

Esta corona es de metal dorado, presentando un canasto sin cimbras o imperiales, pudiéndose observar diferente cronología entre la ráfaga y el referido canasto. Este se puede fechar a fines del XIX y llega a la hermandad en la inmediata posguerra, completándose en ese momento con una ráfaga realizada por el orfebre Juan Fernández a mediados de los años cuarenta del pasado siglo.

Este canasto mezcla motivos de diferentes neos, mientras que el resplandor, que es casi circular, presenta diversos motivos vegetales, ovas, ces y rocallas, todo ello calado.

En esta ráfaga se disponen grupos de cinco rayos lisos que alternan con uno ondulado, siendo los primeros rematados por estrellas biseladas de ocho puntas que también alternan su tamaño, las cuales han sido recuperadas, ya que originalmente las poseyó, y por fortuna la hermandad las conservaba, aunque la pérdida de algunas se había suplido por otras nuevas con distinto diseño, de modo que puede concretarse que faltaban tres estrellas grandes y cuatro pequeñas. En total, la corona muestra catorce estrellas grandes que se alternan con doce pequeñas.

Con respecto a la ráfaga en sí, aún conservaba restos de la sujeción de las estrellas en concreto, estaño que fijaba de modo permanente el muelle de aquéllas a la punta del rayo de la ráfaga. Dichos restos se han eliminado, sustituyéndose la sujeción de las estrellas mediante pernos soldados a éstas y a la ráfaga, donde el muelle con rosca interior hace de unión de ambos elementos, lo que permite el arreglo de cada estrella individualmente en un futuro sin tener que perjudicar al resplandor para ello.

Tanto el canasto como la ráfaga presentaban la pérdida de algunos elementos decorativos, tales como hojas y flores que se han vuelto a realizar y añadir a la presea, recuperando así todos estos elementos. Así mismo, se ha procedido al arreglo, mediante soldadura de plata, de las roturas que presentaba en numerosas partes por los movimientos bruscos debido a su uso.

Finalmente, y una vez realizadas todas las medidas de reposición y consolidación de la pieza, se ha acometido su pulimento y baño de oro de 24 quilates con tres micras de grosor.

Via:Hermandad

¿Te gusta? Puntua...

Escrito por Mr Cofraditis

La Misión Redentora proyecta su nueva casa de Hermandad

Regresan los respiraderos del misterio de las Aguas